Vive, piensa, siente y actúa en Equilibrio

Irene ¿Qué psicólogo me recomiendas?

 

Muchas veces, amigos o conocidos me piden les recomiende algún psicólogo. Siempre escucho el típico “Recomiéndame un psicólogo bueno” a lo que siempre de broma y no tan de broma contesto “YO” hahaha…. No, ya enserio…y mi pregunta siempre es ¿Qué significa para ti bueno?, Qué tipo de psicólogo quieres?

 

Ante esa pregunta, siempre me encuentro con que la gente no tiene muy claro el tipo de psicólogo que busca y/o el tipo de terapia que le gustaría y/o el tipo de terapia que sería más adecuado para el tema que quieren trabajar. Lo que la mayoría de la gente entiende por “psicólogo bueno” se resume a alguien que solucione sus problemas, cosa que es importante aclarar, pues ningún psicólogo es capaz, ya que nuestra función no es solucionar los problemas de la gente, sino ayudarlos a entender por qué se encuentran en las situaciones que se encuentran y a buscar dentro de sus recursos, las habilidades para  cambiar dichas situaciones.

 

Por todo lo anterior y porque considero que  la psicoterapia es un proceso de comprensión, evolución y transformación sumamente íntimo e importante, creo que escoger un psicólogo, no es una decisión que deba de ser tomada a la ligera o en donde se termine yendo con el  terapeuta de la amiga de tu amiga solo por que cobra barato y queda a tres cuadras de tu casa.

 

A diferencia de la salud física, en donde uno sabe que si le duele el estomago sencillamente acude con un gastroenterólogo,  o que si tiene problemas de piel con el dermatólogo y si no ve bien con el oftalmólogo, en la psicoterapia no solo es buscar un especialista en técnicas enfocadas al problema, sino también lograr tener una conexión que permita la confianza y el respeto necesarios para el cambio.   Vamos con el cirujano seguros de que él es el experto, dejando en sus manos totalmente la solución a una hernia o a cualquier enfermedad, porque sabemos que nosotros no podríamos hacerlo por nuestra cuenta, pero en la terapia, aunque el psicólogo es el experto en un tipo de escuela o en un modelo de terapia, el paciente siempre es el experto de su vida. Si no logras hacer “click” para trabajar en conjunto con el terapeuta, es muy probable que termines no sintiéndote a gusto y que finalices prontamente tu proceso de terapia desilusionado y pensando que la psicoterapia no es para ti o incluso, que no funciona.

 

Así que hoy hablaré un poco de  qué tipo de psicólogo buscar cuando quieras iniciar un proceso terapéutico. Ya que  como lo mencioné, no se trata de ir con el que te recomendó tu amiga o tu primo, repito, un cirujano seguramente será un cirujano efectivo con todos sus pacientes; sin embargo, en la psicoterapia entran en juego diversos factores, como: tus objetivos y metas, las expectativas que tienes del terapeuta y de la terapia, tu personalidad, la situación por la que actualmente estas atravesando y las necesidades y deseos que surgen de esta situación, la frecuencia deseada  o posible, el modelo del terapeuta, la estructura de las sesiones, etc. En base a los factores anteriormente mencionados, es normal que un psicoterapeuta que puede ser excelente y efectivo para mí y haber sido de gran ayuda, pueda no serlo para ti.

 

Así que ¿Cómo saber cuál es el especialista más indicado para ti?

 

Según el tipo de terapia y tus objetivos


Primero, considero que el psicólogo se escoge en base a los motivos por los cuáles asistes a terapia, tus objetivos y metas. Por ejemplo, si quieres ir a terapia para tener un espacio en donde puedas hablar de tus emociones y/o si lo que quieres es espacio de introspección y autoconocimiento (aunque la meta de todas las terapias es incrementar ese “insight”),  lo más probable es que te sirva más  buscar un psicoanalista, ya que el psicoanálisis es una terapia en donde el terapeuta tiende a permitir que el pacientes hable (asociación libre) hasta que descubra el origen de sí mismo y su forma de vida, y en donde tú mismo llegues a identificar las soluciones, este modelo plantea que el permitir que los pacientes hablen libremente los va acercando a su propia verdad inconsciente o por ejemplo también podrías buscar a un terapeuta que trabaje desde la psicología humanista, la cual surge como un modelo alternativo al psicoanálisis. Los terapeutas humanistas le dan importancia al ser humano desde su individualidad y  creen fielmente que todas las personas son capaces de  asumir sus responsabilidades y generar los cambios necesarios pare vivir en un estado de bienestar; un terapeuta con esta línea de trabajo le dará importancia a tus significados personales y a tu proceso de  autorrealización. Otra opción también podría ser, buscar un terapeuta existencialista, que se enfoca en tratar temas existenciales (vida, amor, muerte, libertad, soledad, sentido de la vida) que más que necesitar resolverse,  tienen que hacerse conscientes, procesarse y explorar como los vives en determinado momento.

 

Por otro lado,  si vas a asistir a terapia porque quieres solucionar un problema en concreto, lo ideal es que busques un terapeuta que trabaje desde un modelo de terapia más activo y estratégico y en donde el terapeuta tenga un rol más activo y participe más en el proceso de cambio.  Por ejemplo, si buscas  generar cambios en tu conducta o pensamientos lo más indicado sería acudir con un psicoterapeuta con bases cognitivo conductuales, esta terapia es directiva y se le enseña al paciente técnicas para poder manejar sus pensamientos y sus conductas de manera que sean más efectivas y funcionales. Dentro de los modelos cognitivos conductuales hay una amplia variedad de submodelos, a mi uno de los que más me gusta es la Terapia Racional Emotivo Conductual, pues creo que es uno de los modelos más contemporáneos que no solo da importancia a los pensamientos y las conductas, sino también a las emociones.  Un terapeuta que trabaje con un enfoque basado en soluciones también sería adecuado.

 

Es importante mencionar, que una cosa es el modelo o corriente que trabaja un especialista y otra cosa es el modelo personal que ese terapeuta termina desarrollando, los terapeutas somos personas  y cada uno desarrollamos las técnicas desde nuestra propia personalidad, visión, integración del conocimiento etc. ,  unos de manera más ortodoxa y otros de manera más ecléctica. 

 

 

 

Según el tipo de pacientes con los que trabaja

 

Segundo, otro factor muy importante que hay que tomar en cuenta es el público al que el terapeuta se dirige, por ejemplo hay psicoanalistas y terapeutas cognitivo conductuales enfocados únicamente a niños, o hay quienes solo se enfocan a parejas. Es decir, también es importante buscar psicólogos que tengan experiencia en el sector al que perteneces. Aunque dos personas requieran tal vez una terapia del mismo modelo,   una persona de 15 años difiere mucho de las necesidades, proceso evolutivo y del desarrollo y atenciones que una persona de 70. Esto no quiere decir que un terapeuta no pueda trabajar con personas de diferentes edades o circunstancias, pero sí, que si se especializa en algún tipo de rango de edad o población, seguramente cuenta con, más habilidades y estrategias para tratar ciertos temas.  Si tienes problemas de erección lo ideal sería ir con un sexólogo, independientemente de si su modelo es psicoanalista, cognitivo conductual o relacional, es alguien que está especializado en atender personas que quieren tratar  o cambiar algo al respecto de su sexualidad y su vida sexual. Si tus conflictos son con tu familia, tu pareja o en alguna de tus relaciones, lo recomendable sería que buscaras un especialista en orientación  y terapia familiar, el cual se enfoca en los vínculos, las pautas y patrones de convivencia. También si lo que quieres trabajar son tus inseguridades en alguna actividad deportiva que hagas, si desde pequeño nadabas y últimamente sientes que no puedes terminar tu entrenamiento o tienes alguna dificultad un psicólogo del deporte sería el profesional adecuado para trabajar contigo.   

 

Asegurarte de que está acreditado

 

Una de las cosas que más me molestan como profesional, es saber que hay mucho charlatán por ahí, no solo generando una errónea impresión de los psicólogos, sino tratando gente  sin realmente saber cómo y sobre todo incluso, exponiéndolos o poniéndolos en riesgo.  Otro aspecto muy importante es asegurarte que el psicólogo que escoges está habilitado para dar terapia, es decir, que tiene cédula profesional para ejercer, que esta colegiado o está incorporado a alguna asociación nacional de psicólogos y que cuenta con las acreditaciones académicas para poder brindar el tipo de terapia que está ofreciendo. No sientas pena de preguntarlo o pedirle esa información para sentir que al menos en cuanto a formación se trata el terapeuta está preparado.

 

Ni los psicólogos, ni los zapatos a la fuerza entran…

 

Cómo lo dije al inicio, el psicólogo ideal para ti es aquel con quien te sientes agusto, en confianza y seguro. Tal vez tengas que probar con un par de ellos hasta encontrar aquel que se ajuste a tus necesidades. Ni los psicólogos, ni los zapatos a la fuerza entran, no te obligues a ir con un terapeuta con el que no te sientes cómodo, puedo ser incluso hasta nocivo. Tampoco se trata de que vayas saltando de terapeuta en terapeuta, pero sí que encuentres aquel con quien sientas ese “click”



Recuerda que el éxito de la terapia o la solución de tus problemas no depende únicamente del modelo de terapia,  desde cualquier modelo se pueden obtener excelentes resultados  y aunque una de las responsabilidades de cada terapeuta es amoldarse a las necesidades del cliente, si es cierto que ciertas situaciones pueden trabajarse de mejor manera desde determinados modelos. Las investigaciones han demostrado que la efectividad de la terapia no depende tanto del modelo, sino de la relación terapéutica entre paciente y terapeuta.

 

En resumen, con los psicólogos pasa lo mismo que con el amor…en gustos se rompe en géneros. Así que busca el que más te guste y acomode. Cualquier duda no dudes en preguntarme, si no soy yo, tengo otros colegas que trabajan desde diferentes modalidades.

Please reload