Vive, piensa, siente y actúa en Equilibrio

Un día me levanté pensando así de la vida y aun sigo pensando así…

Me encanta escribir, para otros o para mí, simplemente me encanta.  Creo que escribir nos permite trascender, pero también recordar con mayor precisión lo vivido. Y uno de esos días que quería recordar, que me dio por releerme, por ver que pensaba, que sentía, que creía hace un año, dos o tres, encontré una reflexión sobre la vida que les quiero compartir. Por que hace 3 años, un día me levanté pensando así de la vida y aun me sigo sintiendo así:

 

“Como empezar a escribir sobre algo tan complejo, tan abstracto y tan subjetivo como lo es la vida…y es que tantos lo han intentado pero ninguno ha podido definirla completamente…ni nadie podrá...

 

Existen infinitos significados fallidos, pues en el único momento en que creo podremos definirla con precisión y en su totalidad,  será cuando finalmente haya concluido y aún así,  será simplemente de una forma parcial: la visión de nuestra vida,  y es que, ¿Cómo poder abarcar el todo?, si ni con infinitos esfuerzos  podremos nunca definir y abarcar la totalidad de lo nuestro....

 

Comencé a cuestionarme que era  la vida (mi vida) hace pocos meses, y es que, abarca tantos temas, tantas situaciones…que la vida es todo, pero si pensamos más a fondo,  no podemos saber lo que es todo…así que la vida es para mí…. lo único que tenemos seguro en cada segundo en que nuestro corazón palpita, en cada momento en que el cuerpo que sostiene nuestra esencia funciona y se mantiene vivo…..

 

A veces tan conscientes de ello, pero muchas otras, si no es que la gran mayoría…tan inconscientes…definitivamente esa inconsciencia es producto del hecho de que la vivimos tan de prisa, sin a veces si quiera tener el tiempo  para detenernos a pensar y poner atención en el simple hecho de que estamos vivos.

 

Hace un par de días me desperté  y comencé a llorar como nunca antes lo había hecho, pensando: “estoy viva…y que hermosa es la vida,  estoy llorando por estar viva y eso es hermoso, es vivir, es ser realmente feliz, pero más que feliz, es estar vivo” , por un momento hasta ridícula me sentí, pero después pensé y desee tener más momentos así… “tan vivos”, “tan llenos de  emoción, tan llenos de mí y  también tan llenos de la esencia de todo lo que me rodea” y esa mañana comencé a “debrayarme” y a sentir felicidad incluso de mis sufrimientos, de mis fracasos, en general de cualquier situación  que generará en mi el poder sentir, sentir algo malo o bueno, pero algo que me dijera y me recordará: “estas viva por que sientes, estas viva por que te frenas a percibir que estas sintiendo que estas viva”.

 

Y el problema de que seamos tan insensibles a la vida, creo, es que nos han enseñado a que la vida se comienza a vivir cuando uno es feliz, cuando uno obtiene lo que quiere, cuando logramos metas y sueños…. Y la vida la vamos perdiendo de esa manera en los  “caminos hacia la felicidad”, en los procesos, en el día a día…y así vivimos como muertos, como entes que podemos ser y vivir hasta que tenemos y no  solo por el simple hecho de que somos y estamos vivos….

 

Y ahí no acaba el desperdicio de la vida…se nos va en banalidades, en estupideces a las que hemos decidió darles importancia…sin cuestionarnos si de eso realmente depende nuestra felicidad, nuestra valía como personas, si a partir de ello  trascendemos, si realmente a partir de ello, vivimos o dejamos de vivir….. porque nos hemos impuesto que hasta los deseos más superficiales y colectivos son necesidades, cuando solo son obstáculos para poder sentirnos realmente satisfechos….y es claro, que tenemos que tener motivaciones y crearnos nuevas aspiraciones, pero el problema es cuando nos encadenamos a ellas, cuando nos hacemos esclavos de nosotros mismos y de nuestras rígidas imposiciones.

 

Es triste ver como la gente se encadena a las expectativas del otro, de la sociedad, de lo que es reconocido por la mayoría, de lo material y de lo que finalmente al ser externo a nosotros no nos pertenece….. Nos hacemos  responsables de tantas cosas que no nos tocan, cargando a diario piedras gigantes que nos agotan y nos hacen sentir incapaces…pero eso es culpa nuestra, por intentar tener capacidades sobrehumanas y al final del día sentirnos condenados  por no poder sobrellevar lo “inllevable”.

 

Otra manera en la que continuamente desgastamos  la vida que tenemos hoy (ese único momento irrepetible)…es enfocándonos en lo que no hace el otro, en criticar como viven su vida los demás, en quejarnos por lo que no hace o logra el gobierno, en los problemas sociales…y perdemos tanto tiempo quejándonos y criticando…tiempo que podríamos invertir en cambiar nosotros lo que esta en nuestras manos (suena tan trillado, pero es tan real), en poner nuestro granito de arena en realmente ser congruentes con lo que deseamos, en comportarnos de maneras que honren esas críticas...ser congruentes actuando en pro del cambio que buscamos (incluso en esta parte que difícil es no encontrar irregularidades en mi, cuando hablo de todo esto, pero a veces actúo como una extraña ante mis palabras, como si todo lo que me digo hoy me lo expresará en balde debido a una sordera emocional inconsciente)....BASTA

 

¿Cuándo realmente le daremos a la vida el sentido que amerita y la viviremos lo más "vividamente" posible?... Hasta que no nos enfoquemos en construirnos a nosotros mismos, a conocernos, entendernos, percibirnos y sentirnos....

 

No seremos capaces de construir nuestra vida o construir vínculos con el otro si no trabajamos primero en construirnos a nosotros mismos, sobre todo a construir un vínculo con nosotros mismos basado en el respeto, en la aceptación y en el amor incondicional. Hasta que no busquemos conocernos,  no podremos conocer el verdadero significado de la vida y conocer a otros (sin juzgarlos y tomándolos por lo que son y no por lo que queremos que sean o por lo que queramos obtener de ellos).  Hasta que no intentemos entendernos (avalando nuestras necesidades, dejando de culpabilizarnos, aceptando nuestras virtudes y defectos) no entenderemos a la vida (sobre todo sus altas y sus bajas, los obstáculos y situaciones que sentimos van en contra de nosotros) ni podremos entender al otro verdaderamente, como el ser humano que es, con sus sufrimientos, temores, sueños e ilusiones.  Hasta que no  nos percibamos enteramente,  no seremos capaces de percibir lo que nos rodea (la percepción tiene que comenzar por la auto-

 

percepción, una auto-percepción libre de juicios, estereotipos y deberías).... y es ahí en donde todo empieza por nosotros (la vida comienza cuando nacemos y acaba cuando morimos, al menos la mía si) porque si no somos capaces de realizar esas demandas básicas  con nosotros mismos.... ¿Cómo pretendemos hacerlo en nuestras relaciones, en aportar lo mismo al mundo??....

 

La vida es una hoja en blanco en donde podemos trazar el plan que deseemos, lo que olvidamos muchas veces, es que podemos borrar y ajustar los diseños, los detalles…olvidamos que las posibilidades son infinitas, que no tenemos un molde, que el dibujo es libre…

 

Hoy quiero vivir mi vida mirando más los cielos, nublados, estrellados, en atardecer o amanecer, me encanta el cielo….alimentándome de las risas de otros, vibrándome de la felicidad que  contagia la gente,  conectándome profunda y sinceramente con las personas,  sintiendo la mirada de mis seres queridos,  diciendo un te amo sin monotonía, sacando el sentimiento del alma,  llorando cuando sienta un nudo en el corazón, cuando piense en aquello que destruye la vida, aquello que la minimiza, llorando cuando extrañé a alguien,  teniendo pláticas reales,  hablando de amor y del miedo a la muerte,  del sexo, de algo tan chistoso que me duela el abdomen de tanto reírme, que me broten lagrimas de no poder de tanta risa,  haciendo lo  que creo vitalmente importante, aquello que me hace sentir realmente viva…”

 

Please reload