file:///Users/irenegarza/Downloads/google3c0debd3024061f0.html
top of page
  • Foto del escritorIrene Paola Garza Del Valle

Cómo dejar de sentir que sacrificaste tu vida si emigraste por amor

Mentes en equilibrio / Irene del Valle


¿Te sientes identificada o identificado con alguna de estas frases?


— “Yo lo he dejado todo por él/ella: mi país, mi familia, mis afectos, mi trabajo, una carrera promisoria, mi idioma. En mi país yo era alguien y aquí me siento nadie.”


— “Claro, para él/ella todo es más fácil. Está en su país. Es su idioma y se mueve como pez en el agua. A mí todo me resulta más difícil.”


— “¡Ahora que se haga cargo! Yo lo dejé todo por él/ella y lo menos que espero es que me apoye y asuma que estamos en desigualdad de condiciones.”


— “Me siento con una deuda imposible de pagar. Él/Ella aceptó venir a vivir a mi país y resulta que ahora me echa la culpa de no salir adelante.”


Si has llegado hasta aquí es porque experimentas alguna de esas situaciones. Estás en pareja con alguien de otra cultura y uno de los dos siente que lo ha sacrificado todo por el otro. Mientras tanto, el otro miembro de la pareja, carga con toda la responsabilidad de lo que no va bien. Los reproches y la culpa toman el lugar de lo que en un inicio era puro enamoramiento.


Lo entiendo. Yo también he estado en ese lugar. He cargado a mi pareja con la

culpa por sentirme tan incapaz y vulnerable en otro país.



Y como psicoterapeuta multicultural y especialista en parejas, soy testigo de cómo este conflicto afecta los vínculos y convierte la migración en un laberinto sin salida.


Es por eso que te invito a leer este artículo en el que te cuento cómo se llega a esa sensación de sacrificio permanente. Y lo mejor: cómo puedes dejar de sentirte así y

comenzar a transformar tu relación (y tu migración).




Las principales razones por las que sentimos que no valió la pena sacrificarlo todo por amor


Tomaste la decisión de emigrar en medio de la etapa de enamoramiento.

No pensaste en que algo pudiera ir mal o en un plan B.


¿Te enamoraste de alguien de otra cultura y lo dejaste todo en medio del encantamiento inicial?


De repente, las luces del esplendor se apagaron y el día a día puso de manifiesto el conflicto. Y es así como emergió la frustración, los reproches, la culpa, la sensación de sacrificio. El peso de la culpa recayó sobre uno de los dos. “Si no fuera por ti, nunca hubiera dejado mi país.”


Estoy segura de que no iniciaste esa relación para separarte, ni emigraste con la idea de

regresar ni bien algo saliera mal. Sin embargo, idealizar una relación y/o la migración, pudo

haberte llevado a tomar una decisión poco consciente.


Esto implica que tal vez no hayas hablado con tu pareja de esos temas incómodos, como

¿qué pasa si no funciona?


Uno de los miembros de la pareja no asume su responsabilidad en la decisión de emigrar


Resulta fácil y tentador reducir todo el problema al planteo:


“Yo no vivía mal en mi país. Tenía trabajo, afectos, proyectos, resolvía mis problemas y no

dependía de nadie. Desde que lo dejé todo para estar cerca de mi pareja, me transformé en alguien dependiente y vivo con una sensación de incapacidad.”


Este es un denominador común en muchos de mis pacientes: la sensación de sacrificio.

¿Te pasa a ti también?


Me recuerdo a mí misma en ese lugar. Y no lo voy a negar, se trata de procesos muy dolorosos, a los que se suma estar lejos de nuestra red de contención.

Quizá en tu caso no comprendes el idioma ni dispones de los medios económicos para regresar a tu tierra.

Tu vida en el extranjero se ha transformado en un laberinto sin salida y la sensación de fracaso y sacrificio se apoderó de tu vida migrante. Y esto no tiene por qué ser así para siempre.


Salir de este círculo vicioso es posible. Y la forma de lograrlo es que asumas la

responsabilidad personal al decidir emigrar (por amor).



Cuidado, no te estoy culpando.

Aquí hablo de asumir la toma de decisiones.


Y claro, si hubiéramos aprendido a decidir, no estaríamos en la situación en que nos encontramos.


Es por eso que te propongo reflexionar sobre la importancia de DECIDIR.





Te comparto 4 claves para tomar decisiones conscientes que pueden transformar tu relación y tu migración


Clave 1: Pon los pies en la tierra

Si te pasa que:

  •  Estás por emigrar por amor

  •  Emigraste y sientes que tu relación está en desbalance y/o desigualdad de condiciones

  •  Estás en pareja con alguien de otra cultura y uno de los dos carga con la culpa, mientras que el otro miembro vive con una sensación permanente de sacrificio…

Quizá es momento de poner los pies en la tierra. Parar y reflexionar: ¿he decidido

emigrar a conciencia o me he dejado llevar por una emoción intensa?


Te invito a preguntarte lo siguiente:

  •  ¿Conoces el coste emocional de emigrar?

  •  ¿Es posible que estés idealizando o romantizando el hecho de vivir en otro país?

  •  ¿Tienes expectativas realistas sobre lo que implica vivir en el extranjero?

Clave 2: Cambia la mirada

¿Y si por un momento pensaras en que emigraste por TI, porque DECIDISTE elegir ese proyecto de pareja?


En vez de enfocarte en que la culpa de todo la tiene tu pareja, puedes pensar en que lo que sientes es producto del proceso que estás atravesando. Has cambiado de país y estás sometida/o a muchas pérdidas.


¡Si quieres saber más acerca de las pérdidas que vivimos al emigrar no te pierdas este video!


Clave 3: Entrena tu autonomía

Asumir que emigraste por ti, implica dejar de culpar al otro de tus decisiones y hacerte cargo de tu vida. Y esta es una clave fundamental para lograr autonomía al vivir en otro país.


Por supuesto, esto no se logra de la noche a la mañana. Puedes ir tomando pequeñas

acciones diarias que te lleven a ser más independiente, por ejemplo:


  •  Aprender y/o mejorar el idioma del país donde resides te ayudará a comunicarte. Y esto se traducirá en una mejor adaptación e integración.

  •  Entablar relaciones fuera de la pareja te brindará sostén y compañía. Puedes generar momentos de disfrute, pero también contar con una red de contención en caso de que las cosas vayan mal.

  •  Definir cuestiones relacionadas con lo económico es una manera de evitar sentirte dependiente y en desigualdad de condiciones. Es importante que puedas hablar abiertamente con tu pareja de cómo se administrarán con el dinero. Tal vez sea necesario llegar a un acuerdo y explicitarlo con claridad para tranquilidad de ambos miembros.

  •  Asumir la responsabilidad del proceso legal en la migración es una manera de empoderarte. Más allá de que tu pareja pueda ayudarte con todos los trámites, es importante que estés al tanto de los pasos a seguir y te involucres en ellos. Muchas personas quedan en situaciones de vulnerabilidad extrema por no interiorizarse sobre los aspectos legales de la migración.

  • Construir una vida más allá de tu pareja es vital para equilibrar la relación. Tener proyectos y sentirte capaz, llenará de sentido tu existencia.

Estas son algunas de las acciones que puedes empezar a implementar para desarrollar tu

autonomía y equilibrar tu relación de pareja en el extranjero.


Clave 4: Toma decisiones o las decisiones te tomarán a ti

¿Sientes que desde que migraste has perdido el rumbo y el control de tu vida?


Tal vez el idioma, la falta de recursos económicos y todos los factores de los que hablé anteriormente hacen que hayas dejado de decidir. Te cuento que dejar librado todo al azar o en manos de tu pareja, también es una decisión.


Te propongo que reflexiones sobre tus decisiones.

  •  ¿Sientes que desde que emigraste te cuesta decidir?

  •  ¿Siempre te ha costado tomar decisiones?

  • ¿Desde que emigraste esto se ha acentuado?

En cualquiera de los casos, experimentas dificultades al decidir. ¿Y sabes por qué te cuesta tomar decisiones?


Te paso algunas pistas para que encuentres cuál o cuáles aplican a tu caso:

1. El peso de la responsabilidad

2. El miedo al qué dirán y querer complacer

3. No aprendiste a tomar decisiones en la infancia

4. Quieres tenerlo todo y te cuesta soltar opciones

5. Tienes miedo al fracaso


¿Cuál crees que es la razón por la que a ti te cuesta decidir? Te recuerdo que no eres la única persona a la que le suceden estas cosas. Y la buena noticia es que puedes entrenarte y aprender a tomar decisiones.


¡Si quieres aprender y saber más sobre cómo tomar decisiones conscientes, no te pierdas este video!



Resumiendo...

¿Cómo fue que comenzamos hablando de sentir que has sacrificado tu vida al emigrar y terminamos hablando de cómo tomar decisiones?


Es que amar y emigrar implican decisiones. Y emigrar por amor también es una decisión. Y cuanto más conscientes sean nuestras decisiones, menos probabilidad habrá de tener conflictos con nuestra pareja multicultural.


La migración implica muchas pérdidas. En lo personal y profesional, considero que resulta muy injusto cargar a un miembro de la pareja con toda la responsabilidad por eso que perdimos.


En este artículo me propuse ayudarte a reflexionar sobre desde dónde tomaste la decisión de emigrar. Y, en definitiva, te invité a empoderar tus decisiones para transformar tu relación y tu migración.


Si después de leer este artículo e implementar estos cambios, aún sientes que has sacrificado todo por amor al emigrar, tal vez necesites revisar más en profundidad lo que sucede en tu relación y tu migración. Y en esto, yo te puedo ayudar.


¿Quieres conocer cómo puedo acompañarte a transformar tu relación y tu migración? Sí, quiero.


Sobre la autora de este post


Soy Irene del Valle, mexicana, migrante y psicoterapeuta

multicultural.

Desde Mentes en equilibrio y Amar sanamente, te acompaño a mejorar tu vida y tus relaciones en el extranjero.


Te ayudo a construir una vida más plena, estés donde estés. Quiero saber más



¿Crees que esta información puede serle útil a alguien? ¡Te invito a compartirlo!



986 visualizaciones0 comentarios
bottom of page