file:///Users/irenegarza/Downloads/google3c0debd3024061f0.html
  • Irene Paola Garza Del Valle

A ti ... que a veces te sientes en casa... y a veces anhelas regresar a casa...


Para todas y todos las que estamos lejos de la familia...


A veces nos vamos, años después regresamos... a veces han pasado meses desde nuestra última visita, a veces años.


A veces regresamos y el número de integrantes de la familia ha aumentado, nuevas caritas de bebés relucientes y llenos de amor. Nuevas parejas de nuestros hermanos, primos, parientes en general... Tu corazón se hace más grande cada vez y encuentras que el círculo que comparte tu amor se extiende.


Hay otras veces que regresamos y el número de integrantes de la familia disminuye, algunos se fueron para siempre del plano físico y de alguna manera te haces a la idea que al regresar, ya no habrá ésa casa que visitar, ese tío al que abrazar, esa tradición de años por seguir.


A veces en tu ausencia tu madre pasa por una enfermedad, entra a quirófano, tiene miedo, cosa que te levanta en las madrugadas deseando estar a su lado.


A veces tu padre se cae y te preguntas si lo encontrarás con las mismas fuerzas al regresar que cuándo te fuiste....


A veces sufres del otro lado del mundo, y entiendes que es mejor resolver las cosas sola, de alguna manera ... porque no quieres preocupar a tu familia, que ya tiene suficientes problemas.


A veces te das cuenta que no puedes sola y llamas por teléfono sólo para llorar intentando explicar lo que ha pasado.


(Prepara y Sana tu migración- Taller Migración Consciente)


A veces tienes que formar en nuevos amigos una familia, una que tengas más cercana, una que esté en tu mismo uso horario, a quien le puedas llamar sin pensar en si estarán despiertos a ésa hora o no. Una que te abrace en tus cumpleaños, en tus celebraciones y tus pérdidas. Esos amigos que cómo tu, muchas veces también extrañan asu familia.


A veces entiendes el idioma nuevo del país en donde decidiste vivir, y sientes un triunfo enorme en el pecho, logras hacer trámites tu sola y se siente como el mayor logro... aunque en tu idioma y país no tendría importancia.


A veces no entiendes el país donde vives, las personas, las costumbres... extrañas el sol, las frutas, las fiestas.... la vida sencilla.


A veces te preguntas...


Tantas cosas.


A veces te contestas.


A ti ... que a veces te sientes en casa... y a veces anhelas regresar a casa.


Por Yunuen Trujillo

Ex-sobrecargo Emirates

Escritora Amateur

Mexicana-Tapatía en Berlín


183 vistas0 comentarios